Los robos en viviendas suben un 30% debido a que no solo los cilindros deben estar equipados con sistemas anti-bumping, sino que los cerrojos también. La instalación de un cerrojo que no sea de alta seguridad no significa eficacia ni garantía ante robos.